En la actualidad existen algunas aplicaciones que son utilizadas por los jóvenes para hacer ciberacoso, un tema en el que hay que poner atención.

Los adolescentes siempre están en su teléfono, conversando con amigos en el ciberespacio usando una serie de aplicaciones de redes sociales.

Los padres generalmente se sorprenden de la cantidad de formas diferentes en que los niños pueden pensar para hacer básicamente lo mismo.

A los adolescentes les gusta tener diferentes aplicaciones con las que chatear porque cada aplicación puede tener una característica interesante que otros no.

O a menudo recurren al uso de aplicaciones que permiten más privacidad al enviar mensajes de texto a amigos cercanos.

A menudo, lo que los padres no ven son las diferentes formas en que los ciberdelincuentes utilizan muchas de estas aplicaciones de mensajes…

De texto para manipular u hostigar a alguien con medidas extremas.

Estas aplicaciones pueden convertirse en herramientas para que los ciberbullies las usen al atacar a sus víctimas.

Facebook y Twitter

Estos sitios web de redes sociales promocionan sus aplicaciones gratuitas.

Y la mayoría de los adolescentes las tienen instaladas en sus teléfonos celulares.

La información que comparten generalmente es públicamente visible para todos sus amigos.

Los padres pueden hacer amigos o seguir a sus hijos para que puedan estar al tanto de lo que se comparte públicamente.

Sin embargo, estas aplicaciones pueden permitir mensajes privados.

Los ciberbullies usan estas aplicaciones para avergonzar públicamente a otros y hostigar en privado a sus víctimas.

Pueden hacer que otros se burlen.

Si eso no es lo suficientemente peligroso…

Estos sitios son herramientas conocidas para ciberbullies que robarán identidades y arruinarán la reputación.

Whatsapp y Kik

Estas son aplicaciones populares de mensajes de texto que conectan a los usuarios con sus números de teléfono celular.

Además de enviar mensajes de texto, los usuarios pueden enviarse lindas caritas, fotos y videos entre sí en privado.

Hay una serie de aplicaciones de chat que entran en esta categoría.

Viber, ChatON, Line y Fring son solo algunos de los nombres más populares, pero todos hacen lo mismo.

Los adolescentes usan mucho estas aplicaciones porque pueden conectarse a un punto de acceso Wi-Fi.

O porque tienen un credito que les permite tener saldo ilimitado para conectarse.

Y chatear extensamente sin preocuparse por pasar minutos o datos móviles.

Una vez que se verifica un número de teléfono, los adolescentes aún pueden usar la aplicación a través de Wi-Fi.

Por lo que aún pueden seguir chateando mucho después de que el teléfono se haya desactivado.

La naturaleza privada de estas aplicaciones puede ser peligrosa, pero en general.

Una víctima de cyberbully generalmente sabrá quiénes son sus atacantes.

En conclusión, el ciberbullyn es un tema que no se puede tomar a la ligera más cuando se están ocupando aplicaciones.

Una estrategia podría ser limitar las funciones que ofrecen los teléfonos inteligentes para de esta manera saber que hacen los jóvenes con el aparto.