Consola xbox 360 con luces rojas

Microsoft anunció la retrocompatibilidad entre los juegos de Xbox 360 y Windows 10.

Pero no todas son buenas noticias, pues Xbox One reportó una caída en sus ventas durante el último trimestre.

Aquí te contamos todo lo que podrás encontrar en Windows 10 y la pérdida que tuvo Microsoft en sus ventas.

La interfaz de Xbox 360 llega a Windows 10  

Como si la compatibilidad con versiones anteriores de Xbox One no fuera suficiente.

Ahora Microsoft también le permitirá transmitir esos juegos más antiguos a PC con Windows 10.

En una demostración privada de la interfaz renovada de Xbox One, la compañía confirmó a Engadget.

Una plataforma que los usuarios tendrán acceso a su funcionalidad de transmisión para la próxima actualización.

En el verano podremos ver la nueva plataforma

Esta mejora se espera que sea implementada hasta la temporada de vacaciones.

Sin embargo, si eres miembro del Programa de vista previa, ya deberías poder jugar juegos de 360 ​​en una máquina con Win 10.

Microsoft también reveló que los títulos de Xbox 360 que se basan en el Kinect original.

Un portavoz de la compañía dijo que el equipo quería tener compatibilidad con versiones anteriores desde el día del lanzamiento.

Pero resultó ser una tarea difícil debido a la arquitectura diferente entre los dos sistemas.

Los precios de Xbox One caen

Los ingresos de Xbox cayeron 24 por ciento gracias al recorte de precios de Xbox One.  

En los tres meses previos al 31 de marzo de 2018, Microsoft reportó una caída del 24 por ciento en los ingresos de su división Xbox.

Estos números en comparación con el año pasado, atribuyendo gran parte de la disminución a las ventas de Xbox One.

El brazo corporativo de Xbox incluye tanto la Xbox One como la Xbox 360, y Microsoft no separó las ventas de cada consola en su informe financiero.

Estos números representan el último trimestre del año pasado, donde también perdieron en las ventas de software.

Los ingresos totales de hardware bajaron solo un 4 por ciento, impulsados ​​por las ventas de tabletas Surface.

Las cuales, por cierto, aumentaron un 44 por ciento respecto al año pasado a $713 millones.

En conclusión, el 2018 fue un año de altibajos para Xbox 360 y Xbox One, las cuales siguen vendiendo en las tiendas de videojuegos, pero no a la velocidad que la estaban haciendo.